Actividades

Referentes mundiales de la Biología del Desarrollo dictan curso en Quintay

Por tercera vez la Universidad Andrés Bello organiza este importante curso, que congrega a estudiantes de América Latina, Europa y Estados Unidos. 

Los laboratorios del Centro de Investigación Marina Quintay (CIMARQ) fueron escenario de la tercera versión del Curso Internacional de Biología del Desarrollo. Se trata de una actividad oficial de la Sociedad Latinoamericana de Biología del Desarrollo, organizada junto a la U. Andrés Bello y el Centro Interdisciplinario de Neurociencias de Valparaíso.

El curso se inició el domingo 5 de enero con la bienvenida del Dr. Roberto Mayor, organizador del encuentro, y con una visita guiada por las instalaciones de CIMARQ. En los días siguientes se ha desarrollado una serie workshops, dirigidos por 11 destacados investigadores internacionales en el ámbito de la Biología del Desarrollo, como el Dr. Olivier Pourquié de la Universidad de Estrasburgo, el Dr. Nipal Patel de la Universidad de California Berkeley, y Andrea Streit del King’s College de Londres.

El objetivo del curso es que los estudiantes puedan conocer las características y diferencias de los distintos modelos animales que se usan para estudiar la Biología del Desarrollo, como el pollo, el pez cebra, la planaria y la mosca. “Lo que más me interesa es que los estudiantes aprendan a hacer preguntas científicas en forma rigurosa, a diseñar buenos experimentos que permitan obtener una respuesta clara y como utilizar un sistema donde se puede ver claramente la biología celular del sistema y la biología molecular al mismo tiempo”, afirma el Dr. Claudio Stern del University College de Londres.

“Acá vienen los expertos no solo a dar una clase, sino que a mostrar directamente como hacen los experimentos, lo que es muy único en Chile y en el mundo”, destaca el Dr. Mayor, quien agrega que los científicos que dictan los talleres también convivirán con los estudiantes durante los días que dure la actividad. “Almorzamos juntos, vamos a la playa juntos y ese nivel de interacción es único y hace que el curso sea una experiencia muy enriquecedora”, explica.

Una experiencia que también es valorada por los profesores del curso, como el Dr. Scott Gilbert, autor del libro “Developmental Biology”, texto de referencia en esa área. “Estoy muy feliz de tener la oportunidad de contarle lo que pienso de la Biología del Desarrollo, que ellos pueden preguntarme, pueden desafiarme, pueden decirme que no están de acuerdo. De eso es de lo que se trata la ciencia”, afirma.

Un curso en consolidación

Desde su primera versión, realizada en 2010, el Curso Internacional de Biología del Desarrollo ha logrado posicionarse como un verdadero referente dentro de la región. De hecho, las postulaciones de estudiantes para esta tercera edición se triplicaron. “Habían 40 estudiantes que estaban en el nivel para tomar el curso, pero no tenemos la capacidad para recibirlos a todos ellos”, cuenta el Dr. Mayor.

El creciente interés en este curso también está dado por el convenio sellado entre la U. Andrés Bello y el Marine Biological Laboratory en Woods Hole, Estados Unidos, el cual permitirá que los dos mejores estudiantes del curso que se realice en Quintay tengan un cupo asegurado en el prestigioso Embriology Course at Woods Hole, el cual tiene más de 100 años de tradición.

Finalmente 21 estudiantes fueron seleccionados para participar, la mayoría de ellos provenientes de países de Latinoamérica. Uno de ellos es Ailin Bussi, investigadora de la Universidad Nacional de San Martín, en Argentina. Ella se enteró del curso cuando estaba en una pasantía en el Instituto Tecnológico de California. “Postulé cruzando los dedos para ver si quedaba había muchos postulantes, muy buenos curriculum”, cuenta.

Pero en el curso también participan jóvenes investigadores de Estados Unidos y Europa, como María Cottini, estudiante griega del University College de Londres, quien por primera vez visita Latinoamérica. “Este curso es una muy buena oportunidad los biólogos del desarrollo para conocer diferentes técnicas”, destaca y agrega que se ha generado un muy buen grupo entre los profesores y los estudiantes.

Por Alexis de Ponson M.

adeponson@unab.cl