Actividades

Claudio Orrego: “Chile no quiere más de lo mismo”

El precandidato presidencial de la DC expuso los principales pilares de su campaña ante alumnos de la Universidad Andrés Bello, invitado por la Escuela de Derecho.


Claudio Orrego lleva años en la vida política y se le nota. A doce días de enfrentarse a las elecciones primarias y con un fluido desplante frente a un auditorio lleno de estudiantes ansiosos por escuchar sus propuestas programáticas, el abogado hizo un recorrido por su vida como servidor público, su papel en la dictadura, las diferencias que lo distancian de los otros candidatos y las principales líneas de acción de su plan de gobierno.

Alma de candidato

Orrego se ha presentado a todo tipo de elecciones en su vida. Fue candidato a presidente de curso desde los 14 años, luego lideró el centro de alumnos de su colegio, posteriormente estuvo a la cabeza de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica y así entró a la vida política, siendo ministro y luego alcalde por doce años. “He sido una persona con vocación de servicio público desde muy pequeño, primero motivado por la fe y luego por un compromiso social y la defensa de los derechos humanos”, señaló.

El precandidato contó que desde de su perspectiva hay dos tipos de personas, los protagonistas y los espectadores y el decidió muy tempranamente ser parte de quienes tomaban la historia en sus manos:  en su época universitaria vivió tres años en una población para conocer la realidad de los más desposeídos, “ viví en carne propia el frío, el barro, las protestas, el narcotráfico y la desigualdad, pero también viví la dignidad del trabajador y trabajadora chilena. Luego de esa experiencia me quedó la indignación de ver que mucha gente -a pesar de trabajar incesantemente, sin faltar ni un sólo día al trabajo- no lograron salir de la pobreza. Eso no puede ser posible. Ante estas injusticias es que me revelo y me presento a competir como candidato, porque creo que otro Chile es posible”, enfatizó.

Los casos de Freirina, el paro de los trabajadores del puerto de San Antonio, las movilizaciones de Aysén, las protestas en Quellón, “todas esas movilizaciones ciudadanas me dan la razón: Chile es un país con una desigualdad extrema y la ciudadanía ya no quiere quedarse callada frente a esto. Cuando a la gente se la trata como estúpida no podemos sorprendernos que se manifiesten con rabia y rebeldía”, añadió.

Nuevo Trato Social

Respecto a su programa de gobierno, el ex alcalde de Peñalolén sostuvo que sobre el tema de la educación gratuita no hay que olvidar a las universidades privadas, que son la mayoría de los estudiantes superiores del país. “Del millón de universitarios, 880 mil corresponden a instituciones privadas o centros técnicos”. Sobre ello, manifestó que en orden de prioridad hay que trabajar en en la calidad de la educación, en el acceso y luego en el lucro.

También habló de su propuesta de una reforma laboral pues “las reglas hoy están demasiado inclinadas hacia el dueño del capital”, aseguró.  Asimismo, propuso una reforma a la salud que termine con el sistema de Isapres, negocio en el que, a su juicio, el empresario siempre gana. “Este es un sistema donde se es capitalista para las ganancias y socialista para las pérdidas y eso no puede ser”. Su propuesta es implementar un sistema de Entidades Solidarias de Seguridad Social.

Posteriormente planteó la idea de realizar una reforma urbana, donde la calidad de vida sea bien distribuida y no se siga enviando a los más pobres a la periferia. “Sólo a modo de ejemplo: Santiago tiene un promedio de 7,5 mts² por habitante, pero Vitacura 18 mts² y Cerro Navia 0,8 mts²”, eso demuestra el nivel de desigualdad al que nos enfrentamos diariamente.

Por último planteó la necesidad de realizar una reforma tributaria, donde la recaudación sea para educación, salud y vivienda. “Asimismo, terminar con los paraísos fiscales, nivelar las patentes comerciales y tributar por las utilidades totales, no como ahora que se tributa por utilidades retiradas”.

El precandidato concluyó su ponencia invitando a los jóvenes a participar, a atreverse a buscar nuevos liderazgos y a creer en la factibilidad de los cambios. “Los invito a sumarse a esta candidatura, aunque sea cuesta arriba, aunque estemos jugando contra Brasil en el Maracaná. Siempre se puede hacer algo por crear una mejor sociedad”, manifestó.