Destacados

Sergio Barros ganó el concurso I Grand Prix con su emprendimiento Green Roof

El ingeniero comercial de la Universidad Andrés Bello con doble título en Euromed de Marseille nos cuenta su experiencia como emprendedor.

Sergio Barros, creador de Green Roof, empresa dedicada a reciclaje de planchas de aluminio desechadas por imprentas para modificarlas con bajo gasto de recursos y convertirlas en planchas para techo ultra livianas y eco amigables, fue el ganador de I Grand Prix 2013. Este concurso es organizado por la Corporación Santiago Innova del Municipio de Santiago y busca ideas con características innovadoras y tecnológicas, que muestren potencial de crecimiento comercial.

 

Entrevista con Sergio Barros
¿Cómo se llama tu empresa y a qué se dedica? ¿Cuántos son los socios?

Se llama Green Roof  y se dedica a la reutilización de planchas de aluminio desechadas por imprentas para la fabricación de techos ultralivianos de aluminio.
La empresa se compone por dos socios, Fernando Azocar y yo.

¿Cuándo y cómo comenzaron?

Esto comenzó como un plan de negocios pensado para la tesis de pregrado. Junto a Fernando planteamos este modelo y pasamos la tesis. Estando en Francia, nos llegó una invitación a participar en el concurso para emprendedores I Gran Prix al cual entramos y participamos en principio vía internet (Realizando presentaciones via skype, emails, etc.) y ya instalados en Chile participamos de forma presencial. Después de empujar a fondo nuestro proyecto logramos  estar dentro de los ganadores entre mas de 500 proyectos. Esto último fue vital, ya que nos entregaron herramientas y asesorías necesarias para empezar con dicha empresa.

¿Cuáles fueron las claves para hacer de una idea un negocio rentable y sustentable?

La clave principal fue buscar una oportunidad que con un simple paso entregara valor agregado a un material de desecho. Nosotros siempre quisimos hacer algo “verde” e innovador y al descubrir estas planchas vimos una gran oportunidad. Lo que pasaba con ellas hasta entonces era que eran vendidas como chatarra para ser recicladas; y ahí estaba la clave.

Al reciclar, se gasta un montón de energía en cambiar un algo a otro estado (derretirlo en este caso), para generar un producto sin valor agregado. Nosotros, nos dimos cuenta que sin necesidad de reciclar, sino que solo reutilizando el material con una transformación fácil, rápida y de bajo costo energético podíamos obtener un producto innovador, “verde” y con valor agregado. En ese momento cumplimos con el desarrollo de algo “bueno, bonito y barato”.

¿Cuáles fueron las herramientas claves entregadas por la Universidad?

Entre las herramientas principales estaban los conocimientos contables, financieros y de evaluación. Sin estos conocimientos hubiese sido imposible generar números que nos indicaran la factibilidad del producto.

Por otro lado, herramientas propias del marketing para identificar el mercado, oportunidades, debilidades, amenazas, fueron claves para armar el modelo de negocio.
Pero, más que estas herramientas estaban las ganas de emprender e innovar que la universidad te deja día a día.

Realizaste una doble titulación en una Universidad Europea que tiene convenio con la U. Andrés Bello ¿Cuál es? ¿Green Roof tiene una impronta de esa experiencia?

Si, la realicé en Marseille, Francia en la Euromed Business Grande Ecole donde obtuve mi Master en Management. La idea del negocio nació antes de partir a hacer este Master, pero vivir y ver cómo los Europeos generan conciencia e incluso riqueza del concepto “verde” impulsó aún más las ganas de sacar Green Roof adelante. Por otro lado, tuve la gran oportunidad de tener ramos con grandes profesores que nos entregaron la últimas visiones y herramientas de la carrera. Muchas de estas fueron aplicadas al negocio generando nuevas perspectivas.

Si tienen la oportunidad de hacer la doble titulación en otro país, por favor háganlo, es la mejor experiencia que pueden tener y no solo en lo académico.

¿Cómo proyectan el negocio a corto y largo plazo?
Todavía es temprano para proyectarnos con claridad. En esto la falta de experiencia laboral nos juega en contra. Aún creemos que estamos en pañales y falta mucho esfuerzo para construir cimientos fuertes y sólidos de lo que queremos que sea Green Roof en el largo plazo.
En el corto plazo, lo veo como un proceso de análisis y aprendizaje, de muchos errores pero también de muchas oportunidades.

¿Cuáles son los desafíos a los que están avocados hoy día?
Por ahora, seguimos levantando inversionistas y contratos con proveedores, y también con clientes, los cuales nos van a permitir poder generar niveles de producción rentable en mediano plazo.

Otro gran desafío es encontrar la maquinaria necesaria para este nuevo producto (a gran escala) y eso por ahora nos estaría llevando a diseñar y trabajar con potenciales socios en China.

¿Tienen website o red social donde podamos conocer tu negocio?
Por ahora queremos que nuestro proyecto se mueva por otros canales, no es necesario compartir el proyecto a través de medios digitales. A futuro, dependiendo de ciertas cosas esperamos tener una página que sirva de intermediario entre la empresa, el proveedor y el cliente.

Qué le dirías a los alumnos de la FEN para motivarlos a emprender

Lo primero, olvidarse de la pregunta ¿Cómo lo hago? Si tienen una idea en la cual creen simplemente hay que tirarse a la piscina y esa pregunta se va  a ir respondiendo sola.
Lo más difícil es empezar, pero cuando tiene ganas y crees en tu idea solo se va dando, además el mismo gobierno tiene muchas iniciativas para ayudarte. También las hay privadas. Me enoja cuando escucho amigos diciendo que no saben donde sacar ayuda para sus emprendimientos, en ese momento les recomiendo dejar su proyecto, por que si ni si quiera tuvieron la energía para salir a buscar la ayuda que está por todos lados mejor que no gasten su tiempo.