República

En concordancia con el propósito de la Escuela, es fundamental incentivar en la formación académica de nuestros estudiantes y el desarrollo de los académicos, el realizar investigaciones en el campo de la enfermería y la salud, orientadas a la creación de nuevos conocimientos y tecnologías para el cuidado de la salud.
En la Sede de República, se cuenta con un grupo de docentes altamente calificados, con grados de Magíster y Doctorado, lo que ha permitido un avance sustancial en el desarrollo del proceso de aprendizaje de los estudiantes. Con respecto a los campos clínicos, se ha desarrollado un riguroso trabajo de integración docente asistencial, que ha impactado positivamente estos centros.
Los Profesionales de enfermería titulados de Sede de República se desempeñan con responsabilidad social, en el ámbito asistencial, comunitario, docente e investigativo.
En relación a lo anterior cabe destacar algunos resultados de la Encuesta sobre empleabilidad y satisfacción de los egresados de la Escuela de Enfermería, de los cuales estamos como Escuela muy orgullosos, citando lo siguiente:
Inserción laboral:

Con respecto a las consulta por empleabilidad actual: el 100% de los egresados de Enfermería entrevistados respondió positivamente destacándose como una de las dos carreras con mayor empleabilidad.
Enfermería junto a Derecho son las carreras que se destacan, ya que el 100% de sus egresados obtiene un trabajo antes de los 6 meses a su egreso.
Frente a la consulta por la percepción del nivel de ingreso, el 96% de los egresados de Enfermería señala que lo perciben como igual o superior al promedio del mercado.
Satisfacción UNAB:

La evaluación del cuerpo docente es favorable, alcanzando un promedio de 6.1 que en conjunto con la carrera de Ed. Física, son las más altas dentro de la UNAB.
En la formación académica también alcanzamos el mejor promedio con un 6.3 al igual que la carrera de Odontología.
Para finalizar, un ejemplo del cuidado que realiza el profesional de enfermería, se cita el reconocimiento a las enfermeras realizado por el escritor José Luis Sampedro:

“Cuando se está aislado en una habitación horas y horas, viendo cambiar la luz en la ventana, el abrirse la puerta ofrecía sorpresas muy distintas. Si era el médico, siempre le acompañaba la incertidumbre inicial: ¿traía buenas o malas noticias? ¿Cómo evolucionaba el caso?. Si era la enfermera su aportación era siempre positiva: la hora de la medicina, o de la tensión, o la temperatura, el alimento o la bebida, el comentario animador…. El mero hecho de verla moverse por la habitación era una garantía de seguridad, de amparo. Un suspiro de alivio se nos escapaba a mi enferma y a mí al abrirse aquella puerta”.
“Y es que la enfermera aportaba un gran ramo de valores humanos, de los que ahora tanto se mencionan y tan poco se aplican: ternura, comprensión, compañía para la soledad, sosiego para la inquietud, tranquilidad. Con el tiempo, alguna enfermera pasó a otros servicios…. Pero de pronto abrió nuestra puerta, sin obligación alguna, sólo para preguntar y para demostrarnos el interés directo que habían llegado a tomarse. Y más de una vez, en los pasillos, me manifestaron con emoción ese interés refiriéndose a la persona que yo acompañaba”.
… mis enfermeras, pues las quiero llamar así, hicieron siempre frente a ese reto, con la mayor eficacia… al final abandoné el hospital triste pero admirado y lleno de cariño hacia un grupo profesional tan digno y tan lleno de generosa humanidad, que no sólo cumplía con su deber, sino que lo hacía con sentimientos cordiales.

¡ Un cordial saludos y Bienvenidos !


Prof. Pamela Ivanovic Varas EM. Mg.
Directora de Carrera (I)
Escuela de Enfermería