Noticias

Home > Home > Noticias > Doctorado en Medicina de la Conservación UNAB ya tiene su primer graduado
Home > Home > Noticias > Doctorado en Medicina de la Conservación UNAB ya tiene su primer graduado

Doctorado en Medicina de la Conservación UNAB ya tiene su primer graduado

Claudio Soto se convirtió en el primer doctor en medicina de la conservación de Chile, formado en un programa pionero y único a nivel mundial.

Un nuevo hito vivió la Universidad Andrés Bello este jueves 23 de mayo: la Facultad de Ecología y Recursos Naturales entregó su grado académico al primer graduado del Doctorado en Medicina de la Conservación.  Se trata de Claudio Soto, médico veterinario de la U. Austral y magíster en salud de animales silvestres de la U. de Londres (en la foto a la derecha).

El Dr. Soto obtuvo su nuevo grado luego de defender su tesis doctoral titulada “Salving the last mouth brooding frogs: is chytridiomycosis driving Darwin’s forg to extinction?”. La comisión evaluadora estuvo integrada por el Dr. Andrew Cunningham de la Sociedad Zoológica de Londres y supervisor de la tesis, el Dr. Javier Simonetti de la U. de Chile y el Dr. Carlos González y el Dr. José Pulgar de la U. Andrés Bello.

Esta tesis busca comprender cómo la aparición de enfermedades infecciosas emergentes estaría contribuyendo a la disminución de las poblaciones de ranita de Darwin, una especie endémica del sur de Chile y que se encuentra catalogada como vulnerable en la Lista Roja de Especies Amenazadas de la IUCN.

Para el Dr. Gonzalo Medina, director del programa, este hito significa un avance en compromiso de la Facultad en el aporte al conocimiento para el manejo y conservación de recursos naturales desde el punto de vista  del impacto humano sobre las especies silvestres. “Estamos generando capital avanzado en un nicho que en Chile no estaba ocupado”, agrega.

En cuanto al trabajo científico de Claudio Soto, el Dr. Medina destaca que “es un aporte tremendamente importante porque es la primera tesis de investigación profunda en Chile sobre la problemática de los anfibios, desde punto de vista de enfermedades”.

En la instancia también estuvieron presentes Rolando Kelly, decano de la Facultad de Ecología y Recursos Naturales, y Carolina Gatica, directora académica de Doctorados. El Decano aprovechó de destacar la importancia de este programa para la Facultad y felicitó a Claudio Soto por la obtención de su grado académico.

Un programa único

El Doctorado en Medicina de la Conservación de la U. Andrés Bello abrió sus puertas en 2008 y constituye un programa pionero y único en Chile y en el mundo. Su singularidad radica en el hecho de que busca abordar en forma interdisciplinaria la salud de los ecosistemas, considerando el impacto de las actividades humanas sobre ellos. “La medicina de la conservación es distinta de la medicina zoológica, pues se preocupa de la conservación biológica in situ y de la salud de los ecosistemas”, explica su director.

Esto ha generado un alto interés no solo en estudiantes chilenos, sino también en extranjeros. De los 18 estudiantes que actualmente cursan el programa, siete son de otras nacionalidades y provienen de países como Argentina, Colombia, Venezuela, Estados Unidos, Guatemala y Uruguay.

Sobre su ingreso al Doctorado en Medicina de la Conservación, Claudio Soto cuenta que “la decisión fue un poco arriesgada porque fui el primer estudiante que entró al Doctorado. Me llamó mucho la atención el concepto de la Medicina de la Conservación porque se trata de una ciencia mutidisciplinaria que permite trabajar en conjunto con ecólogos, médicos, veterinarios y una amplia gama de profesionales”.

Entre las actividades que los estudiantes deben cumplir el curso de este Doctorado, se encuentra la organización cada dos años del Simposio de Medicina de la Conservación, un evento único en Chile, cuya tercera versión se realizará los días 9, 10 y 11 de octubre de este año.

Otro elemento diferenciador de este Doctorado es su claustro, constituido por académicos provenientes de distintas disciplinas y de diversas instituciones, entre las que destacan la Universidad de Massachusetts, la Sociedad Zoológica de Londres, la Universidad de Texas y el Laboratorio de Ecotoxicología de Luxemburgo.

Por Alexis de Ponson M.

adeponson@unab.cl