Facultad

Los inicios de la Facultad de Ingeniería se remontan a la creación de la Universidad Andrés Bello en 1988. Ese mismo año se creó la Escuela de Obras Civiles, la cual posteriormente dio paso a la Facultad. La primera carrera que impartió esta escuela fue Ingeniería Civil y luego Ingeniería en Construcción.

Con el paso de los años, la Facultad amplió su labor docente hacia otros campos de la disciplina como son la informática, la industria y los servicios marítimos. En este ámbito, la Facultad de Ingeniería destaca como la única en Chile que imparte la carrera de Ingeniería en Marina Mercante.

A finales de 2004, la Facultad de Ingeniería formaliza su primer espacio dedicado a la investigación, con la creación del Departamento de Ciencias de la Ingeniería (DCI). Su apertura responde a la necesidad de contar con un equipo que potencie las labores de docencia, investigación y extensión que se realizan en la Facultad.

En 2010 surge una nueva unidad de investigación: El Centro Latinoamericano de Innovación en Logística, CLI Chile. Esta iniciativa surge gracias a la alianza ente la Universidad Andrés Bello y la Fundación LOGyCA. SU objetivo es vincular a investigadores, estudiantes y empresas en torno a temáticas relacionadas con redes de valor y gestión logística desde una perspectiva global.

En los últimos años, la Facultad de Ingeniería ha decidido asumir la formación de capital humano especializado para las labores de la minería. Según diversos organismos, se prevé que a mediados de la presente década, el déficit de trabajadores especializados en esta área fluctuará entre los 12.000 y los 23.000.

Para responder a estas necesidades, en 2011 la Facultad de Ingeniería abrió dos nuevas carreras de pregrado: Geología e Ingeniería Geológica. La oferta académica en el área minera se vio robustecida en 2012 con la apertura de Ingeniería Civil en Minas e Ingeniería Civil en Metalurgia.

En 2012, la Facultad de Ingeniería materializa una inversión cercana a los $1.500 millones para la habilitación de nuevos laboratorios y el mejoramiento de otros ya existentes. Entre las nuevas instalaciones implementadas destacan los simuladores de navegación instalados en las sedes de Valparaíso y Viña del Mar, junto con los laboratorios de Geología general y Minerología.