Eventos

Discurso Ceremonia Oficial de Traspaso Decanatura Facultad de Medicina U. Andrés Bello

Ceremonia oficial de traspaso Decanatura Facultad de Medicina U Andres Bello .
Nos vemos hoy en el traspaso de la decanatura de la Facultad de Medicina de nuestra universidad, acto académico del más alto nivel.

El peso de tradición en el concepto clásico de universidad es enorme. Cada acto tiene significancias profundas que van mucho más allá de la mera formalidad estética. Están indicando el orgullo de la pertenencia, el reforzamiento de pensamientos compartidos y la continuidad de un camino.

Sin embargo, el peso de la tradición no puede inmovilizarnos. Los tiempos actuales, turbulentos y competitivos requieren de agilidad y de modificaciones. Pero aun los cambios más profundos tienen una base-contienen-como lo escribí alguna vez, las piedras fundamentales sobra las cuales se erigieron las grandes catedrales del Medioevo que fueron el albergue espiritual de aquellos seres ansiosos de saber y que se organizaron en comunidades de profesores y alumnos constituyéndose las primeras universidades de Bologna y Montpellier.

Sin esa comunidad con principios y valores firmes, dirigida al conocimiento y a la creación, no hay universidad .
Así de simple.

Podrá haber intentos formativos de profesionales interesantes aspectos financieros involucrados , intereses políticos, religiosos, ansias de poder pero Universidad NO.

Reitero, esta solo puede consolidarse como tal, cuando existe principios, una misión aglutinadora y con proyección de sus deberes sociales, compartida por igual por todos los estamentos que la componen.

Por tener la convicción que esta institución reúne estas premisas, me sumé a su proyecto educativo. Los 5 años pasados han confirmado mi pensamiento, dado su espectacular desarrollo y el reconocimiento nacional e internacional obtenido.

Los tiempos actuales, remecen las estructuras seculares: la iglesia, la enseñanza, la política las leyes.
Estas inquietudes tienen razones legitimas: Dar oportunidades a todos, terminar con la discriminación en sus diferentes tipos, dar acceso a la dignidad y a los derechos. Pero precisamente por tratarse de una etapa de transición como nunca antes vista, predominan las críticas y las exigencias desmedidas sin pensar las consecuencias que puedan acarrear lo excesivo de las demandas. Así vemos que la exigencia de derechos sobrepasa con mucho a las obligaciones que se adquieren cuando se accede a nuevos conocimientos y nuevas posiciones.

Nunca, nuestro largo y flaco país ha estado expresando tan bien con su geografía, la impaciencia y los estallidos propios de un joven lleno de sueños y frustraciones por no obtener lo deseado Ahora ya.

La percepción del tiempo ha cambiado. El ritmo es otro: De un país remoto, asilado, sumergido en una siesta colonial que dura más de lo deseado, nos encontramos ahora enfrentados a encarar la vida con agilidad insospechada. Se produce perplejidad: Tenemos información mundial al minuto, que desgraciadamente, no nos ha hecho más cultos sino que nos hace observar, horrorizados, la violencia que mata sin eufemismos, los fundamentalismos y la mantención de las tradiciones arcaicas que obedecen a motivos políticos y no son expresión de convencimientos espiritual.

Hay consenso que el conocimiento es la base del crecimiento de los países. Sin embargo, creo que las universidades chilenas no han podido o no han sabido responder con las debidas velocidad y coherencia a las evidentes y necesarias modificaciones del sistema educativo como un todo, empezando desde lo más básico para llegar a los más complejo.

Sin voluntad de corregir errores, de cooperar, de intentar metas que superen las pequeñeces propias; sin dialogo ¿cómo podremos elegir el camino correcto?.

Por eso, es deseable la presencia en esta ceremonia académica, de representantes de la Junta Directiva, del Consejo Superior, Rector, Vicerectores, Decanos, Directores de Escuela ( Reales motores de la realización de cambios) académicos de las distintas escuelas y sedes, alumnos y funcionarios. Todos celebrando el traspaso del decanato al Dr. Jaime Contreras.

Así se siente que hay una tradición – la entrega simbólica de la antorcha olímpica, la bendición de los más viejos cuando los hijos inician una travesía, los deseos de armonía y de equilibrio para seguir creciendo como universidad.
Permítanme unas palabras personales: la vida ha sido generosa conmigo. Me ha permitido el uso del más preciado de los bienes: libertad. Libertad de decisión.

Así, agradezco al Sr. Rector, Dr. Pedro Uribe, se sensibilidad para comprender y aceptar mis peticiones, lo que confirma el tipo de liderazgo que tan bien ejerce: junto a su conducción política es capaz de escuchar.
Eso es lo que deseaba una ciudadana romana cuando Adriano, la interrumpió en el curso de su demanda: Cesar ¿cómo puedes gobernar un imperio si no nos puedes escuchar?.

Mi experiencia es otra: le agradezco al Sr. Rector los numeroso momentos de confianza en que juntos “volamos” por una universidad cada día mejor.

Agradezco al Sr. Decano, Dr. Jaime Contreras, su ilimitada confianza en mi persona y su tremendo esfuerzo al hacerse cargo de una doble tarea administrativa de gestión por varios meses. Pero más aun, agradezco su amistad de tanto años – nunca interrumpida – siempre compartida con un cappuccino, un libro o el desarrollo de una idea.

Le deseo mantener su habilidad diagnostica, su destreza en la aplicación de soluciones y su capacidad de conformar equipo. En ese sentido, todo lo que se hizo en le corto periodo en que ejercí como Decano fue producto del equipo. No ha habido logros personales; todo ha sido resultado del entusiasmo y tesón de un grupo que se fue aglutinando y construyendo con firmeza. Cada uno ha entregado – y lo va a seguir haciendo – sus habilidades personales.

Así a cada uno de los docentes-gracias- por sus estímulos , por sus reclamos ( la mayoría plenamente justificados) por su confianza y entusiasmo.

A los Sres. Decanos y personal directivo de todos los niveles, especial RRHH, gracias por sus consejos, el compartir valiosas expectativas y la “buena onda”.

A Marianela Oporto secretaria del Decanato, una especial mención , Con su diligencia y sonrisa me hizo la vida más fácil mientras trabajamos juntas .

Aprovecho de pedir perdón por los errores cometidos , nunca fueron mal intencionados . Que ello sea mi mejor disculpa.
Le digo adiós a República – ejemplo vivo de tradición y transición – con sus casonas , el ruido permanente de los tambores y el aspecto bizarro de los alumnos que llenan sus amplias aceras arboleadas.

Y para terminar que recordaremos algunas estrofas de que se considera himno universitario por excelencia , creado en latín en el siglo XII y del cual conocemos la versión del siglo XVIII:

Gaudeanos igitur/juvenes dum sumus
(Alegrémonos pues, mientras seamos jóvenes)
Post jocundam juventutem/post molestam senectutem/ nos habebit humus
( Tras la divertida juventud, tras la incómoda vejez, nos recibirá la tierra)
Vivat academia/vivant profesores
(Viva la universidad, vivan los profesores)
Vivam membra quodlibet/Semper sit in flore
(vivan todos y cada uno de sus miembros , resplandezcan simper)

CNV Julio 2012